Tenemos que hablar de salud mental. Es un tema recurrente en los círculos de la espiritualidad; muchas son las que buscan hechizos para sentirse mejor, para superar a relaciones pasadas o para vengarse de personas que han abusado de ellas. Sin embargo, ¿en qué momento buscamos ayuda profesional para nuestra sentirnos bien?

Si bien, practicar la espiritualidad puede ayudarnos a mejorar nuestra autoestima, nunca debemos olvidar que somos humanos también. Así como necesitamos trabajar para pagar las cuentas, ir al médico cuando nos enfermamos, también es nuestro deber cuidar de nuestra mente.

¿Por qué buscamos la salud mental en la brujería?

Todas hemos pecado de ir a preguntar a una bruja sobre qué hechizo o ritual debería hacer para mejorar mi autoestima o para que nuestra ex-pareja regrese. Incluso, solemos ir con brujas en redes sociales para que nos resuelvan estas cuestiones, y muchas de ellas nos brindan exactamente lo que queremos. Pero… ¿es eso lo que necesitamos?

Puede parecer una buena idea realizar un hechizo para mejorar nuestros problemas, pero muchas veces estos tienen unas raíces que desconocemos, y que un profesional terapeuta podría ayudarnos a encontrar.

Pero, ¿por qué corremos con una bruja en vez de ir con un profesional médico o terapeuta? Bueno, el tabú que existe sobre las «enfermedades» mentales, es una explicación, sin embargo, cuidar de nuestra mente es cuidar de nosotras.

Hombre de color sentado en un puente, referente a la salud mental.
Photo by whoislimos on Unsplash

Otra de las posibles razones es que creemos que es más sencillo realizar un hechizo y esperar unos cuantos días para sentirnos mejor. Suena mejor que llevar meses de terapia y gastar bastante dinero en ello, pero no es así.

Como bruja, sé que la magia funciona, ha funcionado para mi, me ha ayudado a salir de muchas etapas feas de mi vida, pero nada de eso ha venido solo, he estado acompañada de una psicóloga y una psiquiatra que me han ayudado en cada parte del proceso.

Trabajar de la mano del terapeuta

El miedo de muchas de nosotras es que al llegar con un terapeuta nos trate de locas por decir que somos brujas. Es importante encontrar un terapeuta con el que congeniemos, y si no queremos decirle que somos practicantes de magia, no es necesario que lo hagamos.

¿Pero la espiritualidad puede trabajarse sola? Sí, así es, puedes trabajarla de manera personal, pero tenemos que aceptar cuando es necesario pedir ayudar, superar el tabú que se nos ha impuesto, y pedir ayuda… ayuda profesional médica.

Como ejemplo, el trabajo de sombras del que todas hemos escuchado hablar es un proceso muy difícil y es mucho mejor hacerlo de la mano de un profesional de la salud mental calificado para ello. Y lo mejor es que ni siquiera tienes que decirle que es trabajo de sombras, o puedes mencionarlo como parte del trabajo de Carl Jung.

Lo importante es que hagamos todo lo necesario para estar nosotras, y no caer en el error de creer que somos brujas tenemos que resolverlo todo con hechizos. Después de todo, como dice Cassandra Eason:

Entre más te esfuerces en el plano terrenal, más efectiva será tu magia.

Cassandra Eason

Por lo que debemos ver a la magia como un complemento, algo que nos da un pequeño empujón para dar ese paso que nos da miedo, pero jamás como la solución a todos nuestros problemas. Y también hay que aprender a conocernos, saber la raíz de nuestros problemas, de nuestras carencias y dolencias, para así, conocernos mejor y actuar de una manera más sana para nuestro crecimiento personal y espiritual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *